“cómo leer el lenguaje corporal gestos de cortejo femenino”

“Oh, Dios, no me hagas ser incomprendido”, cantaban los Animals en «Don’t Let Me Be Misunderstood», una frase que podrían pronunciar millones de mujeres y hombres de cualquier parte de mundo durante sus salidas nocturnas en busca de compañía del otro sexo o un mero rato de diversión, cuando a pesar de poner todo el empeño posible, la comunicación entre ambos sexos en lo concerniente al flirteo es tan complicada que deriva en situaciones violentas (“pensaba que te gustaba”), cuando no directamente humillantes para el que se ha atrevido a dar el paso adelante.

El bolso de la mujer es un objeto personal que ella considera casi como una extensión de su brazo, por tanto se convierte en una fuerte señal de intimidad cuando lo sitúa cerca de un hombre. Cuando la mujer encuentra un hombre atractivo acaricia el bolso y puede pedirle incluso que busque algo en él.Colocar el bolso cerca del hombre significa un fuerte interés.

Esto es algo así como una programación que todas las mujeres tienen de nacimiento y es universalmente sabido que cuando una mujer juega con su cabello, está coqueteando incluso sin darse cuenta. Prácticamente está en la biblia.

El cabello es un arma de seducción de muchas mujeres, sobre todo de aquellas que tienen un cabello largo y que se nota les importa su cuidado y su apariencia. Con el pueden darte muchas señales de lenguaje corporal de mujer que deberás saber interpretar.

La mayoría de ellos mostrarán una cálida para mostrar su respeto, adoración y admiración por ti. Si sientes calidez y respeto en su sonrisa, es un indicativo de que te encuentra atractiva (en lugar de “caliente”) y puede tener sentimientos efusivos de amor por ti, en lugar de sentimientos de lujuria. Así que una cálida sonrisa es una buena señal, y sugiere la posibilidad de interés amoroso. 

Y siempre recuerda: a las mujeres les encanta la atención y les gusta ser perseguidas y ver que te estás esforzando. Así que asegúrate de no hacer movimientos antes de tiempo. Créeme, va a adorar verte esforzándote.

Roce de piernas: Resulta que están sentados muy cerca y se da un leve roce de cuerpos o piernas, ninguno de los dos se incomodan, por el contrario, le gusta a ella. Tienes el terreno ganado para su conquista.

–Si mueve sus labios. Uno de los signos inconscientes de cortejo para las mujeres es mover los labios o hacer llamar tu atención en ellos, a través de una larga serie de acciones, que van del simple “poner morritos” a beber continuamente de un vaso, pasando por masticar de manera lenta.

Si toca el borde del vaso con sus dedos, los psicólogos que siguen a Freud frecuentemente lo interpretan como un símbolo sexual. Esta teoría es admitida por las mismas mujeres. Un movimiento elegante, cuidadoso es un símbolo de auto-control y calma; golpear el vaso formando un ritmo con sus uñas es un signo de impaciencia o un posible pedido de auxilio para su novio, que puede haber ido por otra bebida a la barra.

Otra señal muy evidente de atracción física y coqueteo es cuando la mujer recoge su cabello en una cola de caballo y luego lo suelta. Si además te mira a los ojos cuando lo hace, indica que está muy interesada en ti.

Coach Gestalt (2013, 15 de Julio). Aprende cómo mejorar tu Lenguaje Corporal [web log post]. Recuperado de: http://coachinggestalt.wordpress.com/tag/el-lenguaje-no-verbalejemplos-de-lenguaje-no-verbalque-es-la-comunicacion-no-verballenguaje-corporal-del-cuerpoel-lenguaje-del-cuerpo/

Si notas que la chica en cuestión se acerca más de lo normal sentándose junto a ti y buscando cualquier excusa para hacer conversación, te está dando un boleto dorado a su espacio personal, esto solo lo hacen cuando alguien realmente les gusta.

Ahora, cruza tu mirada con la suya y observa atentamente la manera en que te responde. Si baja los ojos antes de desviar su mirada, puede ser interpretado como un signo de sumisión y podría indicar que te encuentra seductor. Trata de cruzar su mirada repetidas veces y esboza una pequeña sonrisa para que se sienta a gusto y así darle a entender, discretamente, que te interesas por su persona. Observa la manera en la que mira hacia otro lado.

Existe otro gesto muy bello, además, que se observa en sus miradas intermitentes. Seamos más explícitos a este respecto. Si las logramos sorprender mirándonos, con gran interés, cuando piensan que no las sorprenderemos e, inmediatamente, quitan la mirada, podrá ser un signo inequívoco de un notorio interés.

–Si te toca. De manera no sexual, se entiende, porque entonces ¿para qué necesitaríamos estos consejos? La proxémica señala que tendemos a situarnos más cerca de aquellas personas con las que nos sentimos a gusto –por lo que fíjate si en un bar realiza movimientos estratégicos para situarse a tu lado– y queremos entablar una relación, al mismo tiempo que evitamos gestos como cruzarnos de brazos (si esto ocurre, no tienes ninguna posibilidad).

–Cuando no aparta tu mirada en las distancias cortas. Es una de las preguntas que quita el sueño a todo hombre: ¿Cuándo lanzarse a besar a una mujer minimizando el riesgo de que retire la cara al hacerlo? Algunos expertos señalan que está relativamente permitido lanzarse si se cumplen dos factores. El primero, que la distancia entre las dos caras sea cercana, es decir, haya superado los límites de lo socialmente aceptable con un amigo o compañero. El segundo, que la mirada a los ojos entre los dos se mantenga durante un período más o menos prolongado de tiempo sin que ninguno desvíe la mirada. Fíjate si realiza movimientos estratégicos para situarse a tu lado.

Muéstrate relajado, que se vean las palmas de tus manos. Puedes mantener una mano en el bolsillo mostrando un pulgar, por ejemplo (es una señal de confianza y relax), o si estás sentado pasar el brazo por encima del respaldo del sofá. Cualquier cosa que expanda tu cuerpo te ayudará a comunicar seguridad contigo mismo.

Tags: aprender lenguaje corporal, como leer el lenguaje corporal, comunicación no verbal, conquistar a las mujeres, expresión corporal, interpretar lenguaje corporal, lenguaje corporal femenino, lenguaje corporal seducción, libros lenguaje corporal, secretos del lenguaje corporal Comentario

¿Cómo reconocer una sonrisa sincera y una sonrisa hipócrita? La sonrisa sincera permanece algunos segundos sobre la cara, la sonrisa de encargo se borra inmediatamente. También es normal mostrar los dientes cuando se sonríe sinceramente. Las sonrisas que muestran toda la dentición (como nuestras queridas estrellas de Hollywood), son a menudo ficticias.

El gesto corporal de una mujer cuando le gusta un hombre, tiende al acercamiento físico.  Por ejemplo, si están sentados en una mesa, y apoya su cabeza en sus manos, es porque quiere acercarse a ti.  Debes tener mucho cuidado si tiene los brazos cruzados, es un claro síntoma de que tiene poco interés y está aburrida.

En mi opinión, no existe como tal una comunicación no verbal propia masculina y otra femenina, hombres y mujeres pueden utilizar (y lo hacen) los mismos gestos. Pero sí que hay una tendencia a usar determinados gestos de una forma más asidua en hombres y otros en mujeres, esta diferencia en primer lugar, puede venir determinada por la fisionomía distintiva del género, por ejemplo, las mujeres que jugueteamos con el cabello, por manía, interés en alguien o aburrimiento, o mantener posturas más de cierre que los hombres, cruzamos más las piernas por el atuendo que solemos llevar (falda o vestido) o la costumbre que ya tenemos aun cuando no lo llevamos.

Me gusta un hombre con muchos problemas emocionales, no gesticuliza, le cuesta reir,nunca dice nada bonito,siempre y ante cualquier cosa se muestra indiferente, salimos y nunca toma iniciativa de nada pensé que era solo conmigo pero es así con todas y tiene35 años soltero y sin hijos.

La primera información que te daré sobre el lenguaje corporal de las mujeres tiene su razón de ser en los instintos más primitivos, y las dos siguientes se fundamentan en el proceso de socialización al que todas las personas somos sometidas desde antes de abrir los ojos por primera vez. ¡Vamos a verlas!

Hola Antonio, las piernas enroscadas es una postura habitual en las mujeres. Se trata de cruzar una pierna por encima de la otra, manteniendo las piernas y los pies juntos y en estrecho contacto. Como si estuvieran pegadas. Incluso el pie de la pierna que cruza por encima puede volver a cruzar por debajo de la otra pierna.

Puedes también intentar el truco del reloj. Mira abruptamente a tu reloj, vuelve tu mirada a ella, a menos que la estuvieras mirando de reojo. Cualquier objeto sirve para esto. Si estaba mirando hacia donde tú estabas mirando, probablemente te estaba mirando a ti. Pero ten en cuenta que ella puede haber pensado que viste algo peligroso o interesante, y que quisiera saber qué era.

Pero también esta tendencia viene determinada por las pautas educativas y culturales diferenciadas que tradicionalmente hemos tenido hombres y mujeres. Las mujeres somos más expresivas emocionalmente que los hombres, nuestra cara refleja un amplio abanico de sentimientos continuamente, y es que en nosotras esta expresividad ha estado mejor valorada que la expresión de sentimientos en un hombre. Las mujeres también usamos más gestos de contacto, abrazos o besos, que los hombres, que suelen limitarse al apretón de manos en las interacciones sociales. Las mujeres utilizamos más los gestos relacionados con la escucha activa en una conversación, expresiones de interés y gestos de asentimiento o desaprobación con la cabeza, por ejemplo.

Muchas veces incluso es mejor callar, no hablar, y dejar que tu cuerpo actúe, pues hay veces que una mirada transmite mejor lo que queremos decir o cuáles son nuestras intenciones. Lo bueno de todo esto es que lo hacemos de forma inconsciente, es innato a nosotros, no nos hace falta aprenderlo, pero quizás puede ser un problema, cuando queremos transmitir todo lo contrario. Por eso mismo os hablaré de gestos que, pudiendo saber ahora conscientemente que lo hacemos, podríamos aprender a controlarlo en futuras ocasiones, aunque es cierto, que es más fácil controlar los gestos faciales que los corporales, pero practicando y observando, lo conseguiremos. Aprovechando que las mujeres somos más observadoras, ¡vamos a por el 10!

Cuando el lenguaje corporal apoya la comunicación verbal, el mensaje es efectivo, cuando en cambio, el lenguaje corporal contradice lo expresado verbalmente, se crea una sensación de confusión en el interlocutor y no queda claro el mensaje.

Mira, sabes que seria bueno?, haz un articulo aquí sobre aquellas frases en donde argumentes en contra de esa falacia, así tumbaríamos de una buena vez aquel desastroso mito urbano que solo confunde a los hombres.

Mírala a los ojos para detectar signos de coqueteo. Una mirada directa que dure más de unos pocos segundos puede indicar interés. Si sus pupilas se dilatan mientras la miras fijamente a los ojos, es posible que se sienta excitada y quiera observarte más. Para evitar ser amenazante, puede sostener tu mirada por un momento rápido, pero volver a mirarte para asegurarte su interés. Cuando esa segunda mirada esté acompañada por una sonrisa, entonces está coqueteando contigo.

Si una mujer dice: “eres muy pesado” pero mantiene los brazos y las palmas de las manos abiertas y un lenguaje corporal abierto, no te está diciendo: “qué pesado eres”, te está diciendo: “me lo estoy pasando bien contigo y quiero que la cosa siga así”.

Cuando una mujer esta dispuesta ser aborda sexualmente su comportamiento general se modifica, siendo entonces que beberá mas cantidad de licor o su bebida en cada sorbo, observa como cuando baila cada trago le dura menos.

Si una mujer está interesada en ti, debes ser capaz de notarlo como un interés que ella tiene en el conjunto de toda tu conversación. Si ella está allí, hablando contigo, ella está al menos interesada en algo de ti. Tu papel es tomar control de esta interacción, ser un líder y conducirla a donde quieres que vaya.

Se acaricia zonas erógenas. Cuando una mujer se acaricia zonas erógenas, como sus labios, su cuello o su clavícula, está enviando la señal de que te desea. Esta es una forma subconsciente de hacerte llevar tu atención a esas partes de su cuerpo, recordándote que ella es sensual.

Otro gesto clave es cuando se toca el brazo o la mano, y justo después lo lleva hacia el pecho.  Interés asegurado!.  En general, cuando una mujer se toca el brazo al hablar, puede mostrar que quiere algo más.